CÓMO ES UNA SESIÓN

Qué hago yo, qué hace usted, qué pasa, por dónde empezamos.., son algunos de los temas que encontrará en esta página bajo los siguientes epígrafes:

Mi cuerpo percibe

Lectura simple y/o trabajo en profundidad

Conversación previa

Descubra su potencial

La sesión es una cooperación

Diferentes formatos posibles para una sesión

MI CUERPO PERCIBE Y EXPRESA PARA QUE USTED SIENTA Y ENTIENDA

Hay un aspecto común en los diferentes tipos de sesión, mi estilo es habitualmente muy expresivo. Mi cuerpo se pone al servicio de la expresión de la energía, ya sea la de un ancestro o la de una dinámica en la que esté usted inmersa/o, etc… Estaré sentado o de pie, en las sesiones de tratamiento energético me  moveré a su alrededor canalizando, además, energía sobre su cuerpo y percibiéndolo energéticamente a la vez.

Expreso la información a la vez que la percibo, percibir la información es transmitírsela, transmitírsela es vivir por mi parte la experiencia -habitualmente emocional- que ella encierre, ésto favorece que usted pueda identificar una dinámica o un tipo de energía concreto y que se concentre, vivencialmente también, en ella.

En la terapia energética estamos hablando de una experiencia, no sólo está usted recibiendo información sino que la estará procesando; el cambio o la integración viene de la experiencia, el saber “la historia” como quien lee un cuento podría dejarlo todo aparcado en su cabeza, y su cuerpo podría no transitarlo.

LECTURA SIMPLE Y/O TRABAJO EN PROFUNDIDAD

Una primera sesión puede ser suficiente para aquellos que quieren conectar con sus seres queridos fallecidos o con sus guías; siempre se pueden abrir, no obstante, vías de trabajo en cualquier ámbito -principalmente en el familiar- que pueden aconsejar más sesiones. Para las de tratamiento energético y vidas pasadas, las primeras sesiones ayudan a enfocar y enmarcar la situación, y puede, incluso, que diera tiempo en una primera sesión para actuar sobre ello si hiciera falta; hay que tener en cuenta que en ambos casos se trabaja sobre memorias que están activas en nuestro cuerpo ahora, atrayendo situaciones de tensión. Hay personas que con la lectura tienen suficiente, y hay otras que deciden ampliar la experiencia dedicando una o dos sesiones más a trabajar en algunos de los asuntos relevantes que hayan surgido.

En las sesiones se abre un proceso de desactivación, en el caso de dinámicas dolorosas, mediante la reequilibración energética de su sistema, ya sea físico o afectivo (familar, ancestral, amigos…); esta reequilibración ha de pasar necesariamente por ser experimentada conscientemente con su cuerpo para que se de. Cuando hay energía que no fluye por cualquier motivo, son el dolor físico o la tensión los que habitualmente nos guían.  Puede darse el caso de un músculo que además de preservar su función motriz  cumple como conservador de memorias de una experiencia dolorosa del pasado, esperando el momento apropiado para que pueda ser abordada; o  de desequilibrios originados por la propia actividad mental; o de energía ajena alojada en el propio organismo…

En las sesiones de terapia energética y vidas pasadas, dirijo mi atención y la de los clientes hacia un determinado lugar, con el fin de hacernos uno con esa parte del cuerpo, para expresar lo que allí espera  ser escuchado y a ser hecho. Ésta acción permitirá que el cliente pueda entonces habitar su cuerpo.

CONVERSACIÓN PREVIA

El tratamiento en sí es precedido por una conversación entre cliente y Medium en la que hay que dilucidar varias cuestiones. Primera ver si sólo se está interesado en una lectura simple o si se está interesado en tratar algún asunto. En éste último caso, recomiendo un mínimo de dos a tres sesiones para asegurar al cliente un trabajo en profundidad del asunto prioritario que refleje la sesión de lectura; no obstante, antes que nada aclarar lo siguiente:

  • -Ante todo hay que ver si este tratamiento es aconsejable para el asunto que trae el cliente. En términos generales funciona para experiencias RECURRENTES O CRÓNICAS que incluyan: dolores físicos, situaciones que nos pueden llegar a perjudicar o lo hacen directamente, dinámicas emocionales destructivas.., donde uno/a es parte. (Mirar en QUIÉN SE DA UNA SESIÓN: TERAPIA ENERGÉTICA: PARA LAS SITUACIONES DE TU VIDA QUE NO CAMBIAN”.)

  • -El motivo para iniciar este tratamiento es la NECESIDAD de realizar un cambio respecto al asunto en cuestión. La curiosidad, la inercia o no tener algún asunto concreto que lo impulse a uno, por ejemplo, pueden ser el origen de una experiencia no deseada como resultado del tratamiento.

  • -El cliente ha de ser RESPONSABLE para asumir los cambios resultantes, durante y después de la sesión. Muchas de las experiencias del pasado que salen a la luz y que están en el origen de desequilibrios energéticos presentes fueron momentos dolorosos y exigen determinación para exponerse a ellos por parte del cliente. El estar familiarizado con técnicas de meditación o haber recibido tratamientos que se fundamentan en trabajar la energía y su movimiento, puede resultar de ayuda al cliente a la hora de experimentar y elaborar este trabajo energético.

El espacio sanador de la sesión crea un entorno seguro donde vivir el proceso de forma consciente y tranquila; en contraste con ésto, los procesos también es posibles vivirlos en el día a día, digamos, “a pelo”. Después de las sesiones uno podrá volver al día a día con más fuerza y lucidez disponibles, con capacidad de anticipar problemas y, así, atenuarlos o evitarlos.

DESCUBRA SU POTENCIAL

No todo son problemas, afortunadamente. Estamos conformados de forma característica, de memorias que aportan su luz a la hora de ser conscientes de esas características, y todo ello dentro de un sistema potenciador de la vida y sus elementos. Hay infinidad de caminos y todos igualmente respetables; en mi trabajo parto del reconocimiento de mi ignorancia, gracias a lo cual me dejo llevar por la experiencia sin prejuicios. Descubro en mi trabajo cómo participamos de un mecanismo de precisión y que cada fase, en este gran movimiento que nos envuelve, demuestra tener su sentido.

Y en caso de estar  en nuestra mano darnos cuenta de lo que nos impide el bienestar y la plenitud, también estará en nuestra mano darnos cuenta de nuestro potencial de bienestar y plenitud.

Las sesiones son una oportunidad para realizar ese acto de reconocimiento.

LA SESIÓN ES UNA COOPERACIÓN

Una característica de comunicarse con el mundo espiritual es que nunca se sabe qué va a pasar. No se sabe el orden en el que aprecerá la información, además la información puede venir en un código común como en forma de detalles que sólo tendrán sentido para usted, cliente; puedo expresar las emociones de  diferentes personas de una misma dinámica o de una situación, puedo dar voz a alguna energía de forma directa, dar datos, canalizar guía de carácter espiritual…

El orden y ritmo de aparición de las experiencias emana de las necesidades y posibilidades de asimilación del cliente, el número de sesiones para completar un proceso radica también en eso mismo.

La sesión consiste en una colaboración entre medium y cliente, por lo que toda ayuda que éste pueda aportar para  abrirse a vivir la experiencia, es bienvenida. Se pide  a las energías que nos acompañan protección, guía y fuerza; la salud y bienestar del cliente son mis prioridades, utilizaré todo mi conocimiento y destreza para que sean la consecuencia de nuestra colaboración. Respeto sus límites personales, así como respeto los míos; en caso de que le cause incomodidad hágamelo saber. El trabajo energético es profundo y transformador, sus consecuencias se sentirán en la vida diaria y se verán potenciadas por el aprovechamiento que el cliente haga de ellas. En las sesiones presenciales el medium apoya la experiencia del cliente con su guía y saca partido de la interacción de ambos, cosa que se dificulta en las sesiones a distancia. La separación física entre las personas no es un obstáculo como lo demuestra la efectividad de las sesiones a distancia, ni siquiera algo a tener en cuenta  para la posibilidad e intensidad de la comunicación entre Medium y cliente con las energías; respecto al Medium, éste se apoya en su apertura a las energías sanadoras que guían la sesión, su capacidad de concentración y percepción de la información.

Si la conexión como Medium no fuera posible por mi parte, también se lo diría claramente, no me voy a inventar cualquier cosa que lo disimule o le haga sentir bien.

Pretendo ayudar al mundo ayudándole a usted, que es ayudarme a mi mismo a su vez, cuando usted sana yo sano, el sistema total se beneficia de nuestra interacción, la experiencia es además ,siempre, un aprendizaje para todos. Creo que la manera más óptima de mejorar nuestro mundo es intentando ayudarnos mutuamente.

Desde un punto de vista más sencillo, decir que he trabajado mucho y estudiado para lograr afinar el don mediumnístico que me ha sido dado de nacimiento; como parte de mi vida en el planeta y del proceso en general sigo necesitando comer, un techo, estudiar y pagar por cosas, como todo el mundo; creo que el intercambio con usted puede resultar de mútuo interés incluidos estos aspectos.

Algunos clientes traen sus grabadoras para volver a escuchar las sesiones en sus casas, con lo cual no tengo ningún problema. Es mejor así que tomar notas, ya que la implicación y presencia activa del cliente durante la sesión redunda en su propio beneficio.

DIFERENTES FORMATOS POSIBLES PARA UNA SESIÓN

Hasta ahora he explicado el trabajo que realizo fundamentalmente como la interacción medium/cliente, sin detallar que dentro de una sesión se puede trabajar con varios clientes a la vez. El motivo es que esa relación no se modifica en caso de que la sesión sea compartida con más personas. El trabajo al que nos abrimos, seamos los que seamos, siempre parte de dentro de uno mismo, y si es cierto que la unión de varios indivíduos con una intención creativa o sanadora multiplica su potencial, el impulso que dirige a cada uno es interno.

Por eso, podemos realizar sesiones de pareja donde dos personas comparten un asunto que quieran tratar conjuntamente. O varias/os amigas/os. O miembros de una familia. O compañeros/integrantes de una misma empresa, etc… Todos unidos por algún tema en el que necesiten avanzar juntos.  Se trabajará la relación entre las personas involucradas en la sesión, la dinámica del grupo, y cada una podrá entender su parte también.

A todo lo anterior, podemos sumar las sesiones a distancia; es decir, una sesión en la que el medium está en un lugar y el cliente o clientes se encuentrá/n en otro (otra casa, otra ciudad, otro país…). Para la energía la distancia no cuenta y, si nos atenemos al trabajo en regresión o al de las vidas pasadas, el tiempo tampoco es una barrera que imposibilite el acceso. Las sesiones a distancia pueden ser tan efectivas como las realizadas en persona.

Dentro del capítulo de sesiones a distancia podemos utilizar las actuales tecnologías que nos permiten las video conferencias por internet o las llamadas telefónicas, manteniendo cierto contacto visual y sonoro.

Otra forma de sesión es la que se realiza sin ningún contacto de los mencionados hasta ahora; el cliente y el medium concertan la cita, cada uno en su lugar, comienzan la sesión cada uno por separado y a la vez, sin verse ni oirse; al final de ésta mantendrán una conversación telefónica recapituladora de puesta en común.

Otra versión de sesión que también podríamos considerar a distancia, es la que se realiza mediante la entrega de datos (por correo, etc…)  como fotos, nombres, fechas y lugares de nacimiento, objetos, etc… Son un tipo de lectura psíquica de datos que el medium realiza por su cuenta, y del que dará parte posteriormente al cliente mediante un escrito pormenorizado.


About these ads

Acerca de mediumenpersona

-TODO ES ENERGÍA-EVERYTHING IS MADE UP OF ENERGY-L´ÉNERGIE EST À L´ORIGINE DE TOUT-